No hay duda, Chile ofrece la mayor superficie apta para esquiar en toda Sudamérica y lugares como La Parva, El Colorado, Farellones y Valle Nevado ya están en condiciones para recibir a miles de chilenos que deciden realizar una actividad al aire libre en pleno invierno.

Pero, ¿Cómo llegar de manera segura en nuestros propios autos y sin riesgos de ningún tipo?. Para León, Servicio Automotriz este es un tema de vital importancia y a través de su Safety Manager, Nicolás Aguayo, entregaron una serie de recomendaciones, vitales para estas fechas:

“Lo primero es siempre saber el estado de salud de la persona que va manejando. Al primer indicio de apunarse se debe ceder el volante y descender a menos de 1.500 metros para recuperarse. Sobre el vehículo propiamente tal, siempre hay que llevar cadenas para los neumáticos, pues se exigen al subir a los centros de esquí y son de gran ayuda  en sectores de hielo o nieve.

Evidentemente en ningún aspecto llevar más pasajeros para lo cual ha sido diseñado el auto e instalar correcta y firmemente los portaesqui.

Sobre los frenos y el estado de los neumáticos es vital revisarlos antes de acceder a la ruta ya que las curvas, pendientes y el mismo hielo exigen que estén en óptimo estado. Muchas veces cuando vamos a la nieve vemos autos a los cuales se les recalienta el motor y no logran llegar, por eso es aconsejable llevar un bidón de líquido refrigerante en la maletera. Nunca llevar la calefacción al máximo, porque provoca una sensación adormecimiento y si va a pasar la noche en la montaña es indispensable llevar anticongelante, ya que el motor del vehículo se enfría por las bajas temperaturas nocturnas de la cordillera.

En la conducción propiamente tal nosotros recomendamos llevar una distancia de a lo menos 10 metros con el otro vehículo en toda la ruta, y la velocidad aconsejable es de 50 kilómetros por hora de subida, y sólo 40 de bajada. Además ir frenando constantemente ya que si frena de un solo golpe su vehículo se puede deslizar y perder el control.

Asegurarse de llevar suficiente combustible son datos claves antes de partir, ya que las pendientes y curvas propias del camino exigen más de nuestros vehículos y siempre conducir de manera prudente y hacia el lado derecho del camino.”